Tráfico de Orquídeas VI

Cultura

31 de Diciembre de 2016

Por Verónica Lozada

Dos trenzas negras y gruesas

dos hijos que amar

dos padres deseando mi felicidad

dos manos hermosas para hacer magia

dos piernas que sostienen

dos ojos que encuentran belleza.

dos días que quisieron destruirme.

 

Cortaron las manos, las trenzas, las manos, piernas... No pudieron ni podrán arrancarme

la esperanza.

 

Cegada por la estrella más brillante

mis piernas poderosas corrieron hasta la libertad

 

Yegua rebelde, aún sin crin pateo y me defiendo, ya sin miedo. Porque la verdad siempre vuelve en el tiempo infinito de Dios.

Pueden ocultar expedientes, ponerlos en mi contra, mentir... Yo, camino erguida, puedo mirar a mis hijos a los ojos, segura de hacer lo mejor posible por su bienestar.

Orgullosa de que sepan que no me rindo, no abandono y retomo el camino si me caigo.

 

Ya comprendo hasta el alma la razon de todo lo acontecido, ya puedo ser voz, guía y ayuda. 

Hoy, entera; recomienzo mi vida, a galope y en libertad

¿Me han tratado de amedrentar, esposar, lastimar? ¡Sí! Sólo que hoy no dejo de patear y gritar hasta que escuchen nuestras voces.

Sobre el autor:

Verónica Lozada

Escritora

Gestora cultural, escritora, editora, columnista, madre, poeta, liberal -quizás anarquista-, cree en las palabras y asegura que los caballos, lobos, perros y tigres se van al cielo (sólo si se portan bien). Persona de buena voluntad, adorable con tintes y pátinas de raspones y trancazos. Vive en un pueblo mágico con olor a café. Los poemas que escribe semanalmente en el Área de No Leer serán parte de su novela "Tráfico de orquídeas". Al dar LIKE en su fanpage, ayudas a la publicación del mismo.

https://www.facebook.com/VeroenIthaca/?fref=ts