Datos innecesarios sobre algunos cumpleaños de próceres mexicanos

Cultura

20 de Marzo de 2017

Por Polo Silberman

El día de hoy conmemoramos un natalicio más de don Benito Juárez García, aquel pastor zapoteca que se convirtiese en abogado, luego en gobernador, más tarde en presidente y, para la posteridad, en Benemérito de las Américas. Bien por él.
Sin embargo, aprovecharé este espacio para hablar de otros personajes de nuestra Historia a los cuales no se les celebra el cumpleaños pero que hicieron algo, bueno o malo, poco o mucho, por nuestro país.
Debo decir que me encontré con algunos datos inútiles que tal vez les gusten y que, es probable que ya sepan, pero que de todos modos les dejaré por aquí porque es lunes y es puente. Eso sí , el puente, debemos agradecérselo a don Benito:

Miguel Hidalgo, el Padre de la Patria nació un 8 de mayo de 1753. Cuando fue rector del colegio de San Nicolás, su popularidad entre los alumnos le granjeó que éstos se organizaran para servir un banquete por su cumple número 37, con todo y repique de campanas…

Francisco Villa nació el 5 de junio de 1878 y, aunque fue bautizado como Doroteo Arango, él mismo señalaba que al ser su padre hijo ilegítimo de un tal Jesús Villa, al cambiar de nombre sólo regresó al que le correspondía. Irónico: una tesis sostiene que en realidad Doroteo fue hijo ilegítimo de un señor de apellido Gurrola, de origen judío austriaco y que Agustín Arango era sólo su padrastro.

El 6 de julio de 1832 nació en Viena Fernando Maximiliano de Habsburgo, futuro emperador de México. Una historia muy difundida (y no comprobada) es que su verdadero padre no fue el archiduque Francisco Carlos de Austria, sino Napoleón II “el Aguilucho”, hijo de Napoleón Bonaparte y quien fuera educado en la corte austriaca. El Aguilucho era primo de la madre de Max, Sofía de Baviera: de ahí el supuesto romance. De ser así, el verdadero “Napoleón III” no sería Luis Napoleón Bonaparte, sino nuestro Maximiliano de México.

Agustín de Iturtbide, el libertador, retrasó la entrada del ejército trigarante a la capital del país por tres días para que coincidiera con su cumpleaños. Así, ese 27 de septiembre de 1821 no sólo celebraría su aniversario número 38, sino el inicio de la vida independiente de su patria.

El primer presidente de México, Guadalupe Victoria y el que fuera el presidente más joven, Miguel Miramón, nacieron el mismo día, 29 de septiembre, de 1786 y 1832 respectivamente. A su vez, Miguel Alemán Valdés, el primer presidente civil tras la Revolución (además del primero nacido en el siglo XX) también nació un 29 de septiembre pero de 1900. No es de gratis: ese día se celebra a San Miguel Arcángel. No olvidemos que Victoria se llamaba en realidad José Miguel Fernández…

Sobre el autor:

Polo Silberman

Escritor

Historiador especializado en política y milicia en México en el siglo XIX, escritor de oficio, gestor cultural, director teatral, editor, conferencista y trendexpert. Tiene un hermoso gato gris de nombre Gedovius y uno más, negro y bello como la noche, de nombre Poe.  Es 100% Géminis, adicto al café y a la cocacola y vive en el Centro Histórico con la mujer de su vida. 

Es el director editorial del Área de No Leer.

https://www.facebook.com/leopoldosilberman/?fref=ts