La magia de los mandalas

Cultura

7 de Mayo de 2017

Por Monse Rivera

Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales. Se trata de piezas de diseño originarias de la India, específicamente de la cultura budista, aunque también es posible encontrarlas en otras culturas como el hinduismo.

La palabra en sánscrito “mandala” significa “pensamiento contenido dentro de un círculo”. Así pues, su diseño consiste en una imagen circular que parte desde un eje central del que se derivan dibujos simétricos hacia los cuatro puntos cardinales.

Dichos dibujos o figuras que al final quedan en el interior del círculo, pueden tener variaciones en cuanto a su forma y eso es lo que define el significado de cada mandala:

*Círculo: considerado como la silueta perfecta, símbolo del cosmos y de la eternidad, y representación de lo absoluto y del verdadero “yo”.

*Triángulo: simboliza el agua, la transformación y la vitalidad.

*Cuadrado: manifiesta equilibrio, equidad y estabilidad.

*Estrella: es la libertad y espiritualidad.

*Laberinto: reflexión y búsqueda de uno mismo.

*Espiral: simboliza la energía curativa.

*Hexágono: equilibrio y unión.

Actualmente han surgido mandalas que ya no son figuras contenidas dentro de un círculo, sino que se trata de figuras contenidas dentro de otras formas como rectángulos y cuadrados; dejando atrás la idea de que los mandalas son únicamente diagramas circulares. 
Además de englobar un valor artístico, los mandalas tienen funciones terapéuticas y son utilizados en prácticas de meditación, pues está comprobado que favorecen la concentración y la creatividad, incrementan y focalizan la energía positiva, mejoran la memoria y promueven la relajación.

Las maneras de interactuar con mandalas son diversas, pero todas están encaminadas a lograr el equilibrio y paz interior del practicante.
Una opción es dibujar y pintar el mandala o rellenarlo con materiales como arena, otra es únicamente escoger un mandala ya existente y pintarlo, y otra alternativa es admirar el mandala a través de un proceso de observación detenida que consiste en sentarse en un lugar cómodo y fijar toda la atención en el mandala mientras se hacen ejercicios de control de la respiración.

Algunas personas creen que no es posible que una simple figura pueda traer consigo numerosos beneficios; sin embargo, quien se atreve a establecer contacto con el mundo de los mandalas, puede darse cuenta de que dichas herramientas son capaces de generar cambios significativos en su modo de vida como por arte de magia.

Sobre el autor:

Monse Rivera

Estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y locutora de radio. Escritora y dibujante por mero gusto. Ama viajar, leer y ver películas a blanco y negro. Habla español, inglés y francés. Su meta es especializarse en comunicación publicitaria y ha tomado cursos de Marketing.

Website Security Test