Todo lo mío es tuyo

Cultura

16 de Julio de 2017

Por Mariana Pérez Gay Rossbach

En este mundo donde no existe la perdurabilidad y nadie es de nadie, me gusta pensar que soy tuya; que te pertenezco y me perteneces por derecho de amor. A mi me gusta pensar tu alma como mi hogar y a la mía como el tuyo; y hablar de propiedades sin necesariamente, hablar de esclavitud.

No le temo a la fusión, me gusta pensar que somos dos ríos aumentando su caudal para ser mareas. Me gusta la sensación de muerte en tu ausencia, porque es renacer en el huracán que provoca tu sonrisa, oleajes en mis ojos.

Me gusta pensar al mundo como un terreno de juego donde jugamos a perdernos y encontrarnos interminablemente, algo parecido a lo que juegan los niños en el descanso; buscándonos hasta volver a contar.

A mi me gusta tener dueño. Me gusta procurar y que me procuren, que me reclamen y reclamar. A mi me gusta vivir de a dos, pensar en dos, sentir por dos.

Me gusta fantasear sobre la incompletud de nuestra existencia y sentirte como la razón de la mía. Me gusta trabajar para ti y compartir mi comida, mi tiempo y mi cama, siendo pasiva y activa. Me gusta taparte cuando tienes frío, tomándote en cuenta cuando mi piel lo siente.

En este mundo donde nadie es de nadie, a mi me gusta sentir que soy tuya, y que tengo dueño. Me gustas como motivo. Y te acompaño de la mano y con el alma; donde los errores y conflictos son la vida misma. Me gusta retar mi paciencia y aventurarme en ti cada día; elegirte cada Luna y cada Sol. Me gusta imaginarte arrugas en el rostro, abrazar tu gordura y cuerpo cansado; ayudarte en los pasos de tu vejez, y luchar con amor en la enfermedad.

En este mundo donde nadie es de nadie, a mi me gusta pensar que soy tuya y que tengo dueño. En el fin de los tiempos del mutuo compromiso, tatúo tu nombre en mi pecho, porque “los ojos son de quienes los hacen brillar” sí, pero el corazón es de quien lo hace latir. Y en este mundo donde nadie es de nadie, yo soy tuya y tu eres mi dueño.

Sobre el autor:

Mariana Pérez Gay Rossbach

Psicóloga y artista

Enamorada de los pequeños detalles, de los rincones y secretos. Sonriente a los juegos y el humor negro. Soñadora empedernida y enamorada de la vida. Lo demás lo celo y es mío. 

Website Security Test