El hombre de la chaqueta prieta

Otras Minucias

16 de Julio de 2017

Por Monse Rivera


Cuando tenía aproximadamente ocho años mi abuelo fue diagnosticado con Alzheimer, o al menos eso dijeron los doctores porque hasta la fecha yo no diría que padece eso, más bien se encuentra en un estado de relajación por la dura vida que le tocó y por el arduo trabajo que siempre desempeñó. Pero en fin, tiempo después de eso, mamá me contó que mi bisabuela también había padecido Alzheimer durante sus últimos años aquí en la Tierra. Me contó lo bella que era y el enorme miedo que le tenía al hombre de la chaqueta prieta.

La historia del hombre de la chaqueta prieta es corta, pero fue muy significativa para mi bisabuela ya que no había día en el que lo dejara de mencionar en sus conversaciones. Este hombre comenzó a visitarla poco después de que a ella se le diagnosticara Alzheimer; pero cabe señalar que no era una visita agradable ni bien recibida, pues era grosero y astuto, llegaba sin invitación y la hacía pasar un mal rato. Él le hacía ver más que nadie lo muy enferma que estaba. Me da pena lo cruel que pueden llegar a ser algunas personas con gente tan indefensa como mi bisabuela; aunque, pensándolo dos veces, ella no era tan indefensa porque un día se armó de valor, lo miró directo a los ojos y le dijo que no quería volver a verlo poner ni un pie en su casa nunca más.

Pero las cosas no fueron tan fáciles. Después de ese encuentro, noche tras noche el hombre de la chaqueta prieta visitaba a mi bisabuela escondiéndose detrás del calentador de agua y desaparecía cada vez que ella llamaba a su hijo para que lo atrapara. Al hombre de la chaqueta prieta le gustaba robar cosas o quizá sólo era por necesidad. Quizá robaba la ropa de mi abuela por frío o para disfrazarse y no ser reconocido.

A pesar de los intentos de mi bisabuela por acusarlo y ponerlo en evidencia, él la siguió visitando hasta el día de su muerte. A ese hombre nunca lo atraparon, porque nunca nadie lo vio más que ella. Después de eso, el hombre de la chaqueta prieta desapareció, como todo lo demás que mi bisabuela había alucinado a causa de su enfermedad.

Sobre el autor:

Monse Rivera

Estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y locutora de radio. Escritora y dibujante por mero gusto. Ama viajar, leer y ver películas a blanco y negro. Habla español, inglés y francés. Su meta es especializarse en comunicación publicitaria y ha tomado cursos de Marketing.

Website Security Test