Ocurrió esa noche

Otras Minucias

3 de Septiembre de 2017

Por Mario Marentes

 

Y entonces estás sentado en una banca, en aquella tibia noche de febrero, en donde el manto estrellado de la noche cubre tu ciudad. Te quedas pensativo sobre lo que hiciste en la fiesta y sobre cómo intentarás recordar el resto del mes, algo de aquel episodio en donde la memoria se empañará por el alcohol.

Se te aproxima un tipo con ademán grosero, pero que te habla de manera casi familiar, con confianza y franqueza.

- ¡Ey tú! Échame la mano, ¿no? Vengo rete cansado de cargar estos bultos, no puedo más y a estas horas es difícil encontrar a alguien en esta parte de la ciudad.

Aceptas ayudarlo. Algo en su cara te recuerda a tu querido hermano Simón, aquel a quien le gustaba silbar tranquilamente mientras arreglaba los autos que llegaban a su taller.

Lo acompañas por calles que no recordarás, porque de noche el centro de la ciudad es muy diferente a todo lo que has conocido; piensas esto mientras cargas el pesado fardo que parece vivo por los ruidos que hace y la lucha que a veces opone.

Entras a un negocio y subes al último piso, en donde hay luces deslumbrantes de distintos colores, acompañadas de un humo cegador.

La música electrónica retumba en tu interior como si se tratara del latido de un enorme dragón dormido que tratara de hipnotizarte, conduciéndote dócilmente hasta su estómago.

- Aquí es mano, déjalo en el suelo, no le va a pasar nada.- te dice mientras toca una puerta color rojo.

Te quedas en el negocio, pasando desapercibido ya que tu atuendo es el menos llamativo de entre los que hay ahí. Toda una suerte de combinaciones se pueden observar, desde los peinados más antiguos tratando de hacer juego con la ropa más atrevida. A veces es difícil saber si en realidad, todo eso trata de una broma.

- Bien ya pude vender esas cosas, ahora vamos a tomar unas cervecitas, yo te disparo por haberme echado una mano ¡ven!

Salen de ahí y bajan al primer piso del edificio, a un lugar en donde parece que el tiempo se detuvo desde tiempos de la Revolución Mexicana.

Hay un trío de mariachi que tienen el rostro oculto bajo un enorme sombrero y unas barbas bastante tupidas, acompañando con su melodías melancólicas a unas viejas que juegan cartas en una esquina. El gemelo no oficial de tu hermano Simón te trae una cerveza Superior.

- De estas frías había cuando yo chambeaba en los ferrocarriles, ya hace bastante tiempo... ¿Y por qué estás vestido así? ¿Fuiste a algún concierto? - se ríe ruidosamente, junto con el resto de los comensales.

Les explicas que acabas de asistir a la boda de un querido amigo tuyo, ahí mismo en el Centro Histórico, en un edifico que data de la época de la Nueva España. La tertulia sigue, mientras te empieza a dar sueño y te dan ganas de irte a tu casa, por lo que te levantas, das las gracias por la cerveza y sales del lugar.

- ¡Malagradecido! ¡Ni siquiera me dejaste contarte mi historia!- te grita el gemelo no sanguíneo de tu hermano Simón, mientras te empiezan a llover cascos de cerveza, zumbando cerca de la cabeza.

Sales con un aire flemático de ahí, por el puro placer de demostrar que te tiene sin cuidado su agresividad. Te das cuentas que han ensuciado tu saco, pero ya no te importa, lo que quieres es salir de ahí como sea. Ves pasar el primer camión de la mañana dominguera y te subes a él, con la esperanza de poder regresar a tu departamento.

Y entonces estás sentado en un asiento del transporte público, te quedas pensativo sobre lo que acaba de ocurrir y sabes que todo el mes estarás batallando por recordar esta madrugada, que estará empañada por una neblina surrealista.

Entonces se te aproxima una muchacha con un ademán un poco altanero, pero te que habla de una manera tan familiar y con tal franqueza, que de inmediato se gana tu atención...

Sobre el autor:

Mario Marentes

Ciudadano con derecho al voto

Mexicano que gusta beber de un buen tarro de cerveza oscura, mientras ve como el atardecer enciende brevemente el contorno del horizonte.
También le agrada ver películas en blanco y negro e imaginarse la historia de las personas que ve pasar en las calles de la Ciudad de México.